María Luisa Torrens. El país, Montevideo

Las complejas imágenes, a las que recurre Poupée Tessio en su afán de rescatar el mundo onírico, aparecen fundidas con las señales de la metrópolis que inundan la conciencia.
Llegamos así a la interrogante planteada por Paul Schilder en el "Esquema corporal" sobre los límites del propio cuerpo. Las figuras fragmentadas, divididas, se anudan, se estiran y confunden en una vivencia totalizadora. Las rutas exteriores e las interiores alcanzan un ritmo unitario. La pluralidad se dá asociada a un invariable significado. Tales multiplicaciones denuncian una producción industrial de objetos en serie, que traducen el medio oculta a una sociedad que amenaza con exteriotipación del individuo.
En "Rosita la gordita" logra una síntesis formal y despliega un dibujo de línea pura, vigorosa y elocuente. Juega con blancos rutilantes y negros profundos.
Tessio por este camino tiene todas las condiciones dadas de sensibilidad, dominio de oficio y rica imaginación.

Año 1974

Left menu